Qué pena que un fenómeno que ha venido a cambiar la vida de las personas y a colmarlas de beneficios como ha sido la gran red, Internet, sea escenario también de estafas que infunden pánico y desconfianza en los cibernautas.

Y es que Internet, hablando con claridad, es un lugar propicio para los estafadores, pues los negocios y las conversaciones se realizan a través de un dispositivo –que puede ser un ordenador, una tablet o un teléfono inteligente- y no cara a cara, por lo que los engañadores y oportunistas tienen la posibilidad de inventar y crear todo tipo de artimañas para “enganchar” a la víctima con atractivas propuestas.

Gran variedad de estafas pueden ser realizadas a través de Internet. Las ofertas de trabajo, por ejemplo, son una de ellas. En estos casos, el estafador ofrece un puesto de trabajo óptimo, con grandes ventajas y condiciones salariales magníficas, al tiempo que solicita que el interesado envíe su currículo y un pago previo bajo cualquier excusa. Es ahí, entonces, cuando la víctima pierde su dinero, pues la oferta de trabajo nunca existió.

Una estafa similar a esta es las propuestas de trabajo en casa, las cuales también ofrecen enormes beneficios, y exigen al interesado el envío de dinero por concepto de permisos, compra de material, o cualquier justificación.

6

Otra estafa muy frecuente en Internet es el fraude de tarjetas de crédito. Los estafadores crean sitios web aparentemente auténticos, que ofrecen desde la venta de bienes que no existen, hasta entradas falsas a conciertos, eventos deportivos, u otros espectáculos. El pago por estas ventas o servicios falsos se pide en tarjeta de crédito, y los que no tiene la suficiente precaución son timados entonces y pierden su dinero.

Y qué decir de las estafas que engañan a los clientes haciéndoles creer mediante un mensaje que han heredado una fortuna, y para acceder a ella se necesita el pago de dinero por adelantado. La víctima se ilusiona en ocasiones de tal manera que accede a este pago sin problema alguno, y al final es estafado.

En fin, que se debe tener mucho cuidado para no caer en las manos de los aprovechadores que no utilizan la red de redes con buenos propósitos.

Anuncios